¿Qué hacemos o cuánto sabemos de la Semana Santa?

 A Jesús “se le negó toda vía hacia la justicia”, “Jesús sufrió también en su propia carne la indiferencia porque nadie quiso tomar responsabilidad por su futuro”.    * Papa Francisco

Para muchos pueblos católicos del mundo, la Semana Santa (última semana de la Cuaresma), es una fecha importante en la que todos como cristianos apegados a la Fe, a las creencias y a la solidaridad humana, celebran, conviven, comparten y hasta dramatizan lo que fue todo ese Triduo Pascual de la Pasión, la Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret y de lo que este acontecimiento ha representado hasta nuestros días para toda la humanidad.

Esta fecha sin lugar a dudas, es de muchísimas actividades litúrgicas dentro de las diversas confesiones o congregaciones católicas, apostólicas, cristianas, etc., que van desde las misas, ayunos, las convivencias, los cantos, penitencias, viacrucis, entre otros eventos, que de acuerdo al calendario eclesial que describe un periodo de ocho días que inicia con e denominado Domingo de Ramos y finaliza con el Domingo de Resurrección; aunque en muchos lugares esta celebración suele iniciar el viernes anterior conocido como el “Viernes de Dolores”.

MUESTRA-Crucis-Palomino-CORTESIACarlos-Gonzalez_LPRIMA20110705_0002_27.jpg

Cabe señalar que las celebraciones centrales de la Semana Santa son Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Resurrección. La fecha de esta celebración realmente es variable entre los meses de marzo y abril, según el año; y que de acuerdo a los astrólogos, ello depende del calendario lunar, y en otro sentido de acuerdo a las costumbres o tradiciones de muchos pueblos apegados a la Fé.

Para los efectos de la Iglesia Católica, la Semana Santa está precedida por la Cuaresma, en que se recuerda el tiempo de preparación de 40 días que pasó Jesucristo en el desierto, enfrentando todo tipo de tentaciones. En el caso panameño, una vez pasado los días festivos de Carnaval; esta fecha de conmemoración y celebración parte del conteo de los 40 días a partir del denominado miércoles de ceniza.

Algunos datos históricos señalan que la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se dio la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial, de guardar y de conversión en el ser humano.

En otras palabras, la Cuaresma (que es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararse a la gran fiesta de la Pascua), y tiempo para el arrepentimiento de los pecados cometidos y de cambiar algo en cada uno de nosotros para ser mejores hombres y mujeres en la tierra, reflexionar para vivir más cerca de la Fe en Cristo Jesús.

Como tradición en nuestro país, los días viernes durante la Cuaresma, hay que guardar y abstenerse de comer carnes en los hogares y reflexionar. Pero… Realmente, ¿En cuántos hogares del hoy se cumple con esta tradición?, ¿Cuántos realmente reflexionamos, compartimos y escuchamos en nuestro interior esa intención de cambiar y corregir nuestros errores y desaciertos? Realmente, estamos escuchando la palabra de Dios? ¿Oramos? ¿Nos identificamos en la práctica con aquellos que nada tienen? ¿Compartimos como realmente debe ser con el prójimo y haciendo obras buenas y positivas? Creo que las respuestas a cada una de estas interrogantes la tiene cada uno en sí mismo y su conciencia.

La Santa Sede difundió el pasado martes 26 de febrero el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de este año 2019 titulado “La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios”, en el que hace un llamado a la conversión mediante el ayuno, la oración y la limosna.

En este mensaje el Papa Francisco nos resume los siguiente: “Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese mismo camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación,que ‘será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios’. No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Abandonemos el egoísmo, la mirada fija en nosotros mismos, y dirijámonos a la Pascua de Jesús; hagámonos prójimos de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales”.

A nuestro entender, ese mensaje claramente expresado, toma vigencia en nuestra realidad panameña; ya que en definitiva hay que impulsar e inculcar hoy más que nunca, la esperanza en nuestros hermanos de Fé y de lucha; sobre la necesidad de esa liberación de la esclavitud (explotación, miseria, hambre y desempleo) y de la corrupción (robo al erario público, la delincuencia y la impunidad existente en nuestro país).

Además, vale reafirmar que esta fecha es importante para el perdón y la reconciliación fraterna, para reconocer nuestro papel de ayudar y apoyar a nuestros pueblos originarios y campesinos que a diario luchan por sus tierras (contra el usurpador y explotador de las riquezas de sus tierras ꞊ Trasnacionales y los latifundistas); por la conservación y defensa de nuestros recursos naturales y eco-ambientales. Una fecha para velar por los más necesitados de nuestro país y de igual forma para desechar el odio, el rencor, la envidia, los celos y demás comportamientos contaminantes en el ser humano, que interfiere y se oponen a ese amor hacia el creador de todo y por ende hacia nuestros hermanos.

En ese sentido, creemos que durante estos días de Semana Santa…, No deben ser tomados solo como una fecha más para el disfrute de unos “días libres”, para ir de paseo a las playas, ríos o para tomarse unos tragos con los amigos. Son días para reflexionar y evaluar el ¿Qué somos? o ¿Hacia dónde vamos como individuos o como familia? Y ¿Qué estamos dispuestos a hacer para mejorar el rumbo que llevamos dentro de nuestra sociedad?

carlos-alberto-gonzalez-palomino-cristo-resurreccion

                                                                                                                                                                     Por. Félix E. Villarreal V. / Imágenes de ilustración: Obras de Arte plasmadas sobre Lienzo del Pintor y Muralista panameño Carlos Alberto González Palomino (Q.E.P.D.) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s