Dedicado a la Dignidad de nuestra “Madre Tierra”

Primero fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales.   *Víctor Hugo

El 22 de abril es una fecha clave para que todos los países y ciudadano(as) del mundo. No solamente celebremos, sino que reflexionemos sobre el cuidado de nuestra Madre Tierra; razón por la que debemos preocuparnos más por la contaminación que avanza a pasos agigantados, los animales y la continua extinción de muchas especies, tala indiscriminada de árboles, y por ende sobre el deterioro irreversible de nuestro medio ambiente.

A pesar que nuestros ancestros y pueblos originarios en todo el mundo (hasta hoy día), han cuidado de ella; el Día de la Tierra se celebra en todo el mundo, ya que en el año 1970 inició un movimiento ambientalista donde 20 millones de norteamericanos se manifestaron saliendo a la calle para luchar por un medio ambiente saludable. Este acontecimiento se le atribuye al entonces senador estadounidense Gaylord Nelson, quien decidió “instaurar este día para concienciar a la población de los problemas comunes que nos afectan en torno a la conservación de la biodiversidad, sobre el tema de la contaminación y sobre otras preocupaciones ambientales en función de proteger la Tierra”.

Nuestra “Madre Tierra” es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones indígenas. Esto demuestra la convivencia e interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos. IMG_6153.JPG

El término “Pachamama” es quizás el concepto más conocido. La palabra “pacha” viene de “paya”, que significa dos; y “chama”, que significa fuerza. Dos fuerzas cósmico-telúricas: lo visible (Pachamama) y lo invisible (Pachakama).

El filósofo Aymara Fernando Huanacuni Mamani, nos explica que: “Desde el pueblo Aymara-quechua le llaman Pachamama a la (Madre Tierra), el pueblo mapuche le dice Ñuke Mapu, para los Ngabe Bugle de Panamá es Meyedobo, para los Yoruba en oeste africano es Odùa-Ilè-Àiyé,  y  Amalur  en la lengua euskara de los vascos de Europa.  Para los Urus que siempre han vivido sobre las aguas dirán Qutamam (Madre agua), que es la que les generó vida y los hermanos de la Amazonía dirán Madre Selva en sus respectivas lenguas. Pero ningún pueblo que guarda la sabiduría ancestral dice simplemente tierra, o planeta, o medio ambiente, hay una relación de familiaridad, de cariño, de saber que vive; más aún que es nuestra madre”

De acuerdo a datos científicos, estadísticos, de geólogos y geofísicos modernos consideran que la edad de la Tierra es de unos 4, 600 millones de años y  que esta mide 12,713 Km de diámetro de polo a polo y 12, 756 Km por el Ecuador. Su volumen total de Agua se estima en 1,420 millones de Km cúbicos. El punto más alto es el conocido Monte Everest con 8,848 metros sobre el nivel del Mar, y el punto más bajo se encuentra en el Mar Muerto localizado a 399 metros bajo el nivel del mar. La superficie terrestre es de 509 millones de Km aproximadamente y con una velocidad promedio de 30 Km por segundo.

IMG_2744.JPG

Que esta da un giro completo alrededor del Sol en 365 días, 6 horas, 9 minutos y 9 segundos, aproximadamente por año. Y gira sobre sí misma en 23 horas, 56 minutos y 4 segundos aproximadamente. Su volumen total (agua y tierra), es de 1, 083,320 millones de Km cúbicos y actualmente posee más de 7, 600, 000, 000 de habitantes de acuerdo a las estadísticas de los censos a nivel mundial.

Eduardo Galeano en “El mundo visto desde una Ecología Latinoamericana”; sabiamente describe que: “Ya no se habla de someter a la naturaleza, ahora hasta sus verdugos dicen que hay que protegerla. Pero en uno u otro caso, naturaleza sometida y naturaleza protegida, ella está fuera de nosotros. La civilización que confunde a los relojes con el tiempo, al crecimiento con el desarrollo y a lo grandote con la grandeza, también confunde a la naturaleza con el paisaje, mientras el mundo, laberinto sin centro, se dedica a romper su propio cielo”

Científicos, Ecologistas, Defensores de nuestro Planeta Tierra e incluso, informes presentados por las Naciones Unidas, coinciden en que, entre los principales males que están afectando nuestro planeta se describen los siguientes:

La continua reducción de la Capa de Ozono: Causada por contaminantes que son arrojados en la atmósfera, particularmente gases refrigerantes como los clorofluorocarbonos (CFC).

Contaminación sónica: Generación de ruidos molestos que afectan a millones de personas, causando hipertensión arterial, ulceras, sordera, gastritis y hasta impotencia sexual.

La lluvia acida: Originada por el dióxido de azufre de las industrias, afectando la composición del suelo y las aguas, afectando la vida sobre el planeta.

Contaminación atmosférica: Deterioro de la calidad del aire, debido a millones de vehículos e industrias que aportan toneladas de gases que deterioran la calidad del aire y lo hacen menos respirable.

Contaminación de los suelos: Debido a la liberación de toneladas de plaguicidas, residuos tóxicos y desechos petroleros y mineros, entre cientos de sustancias químicas.

Contaminación de las aguas: Deterioro de la calidad del agua por manejo inadecuado de los desechos, aguas servidas, plaguicidas y fertilizantes.

Explosión demográfica: Cada día nacen alrededor de 250 mil niños en el mundo, y cada año la población aumenta alrededor de 80 millones de seres humanos.

La Basura: Producción de millones de toneladas de residuos y desechos que no reciben un apropiado tratamiento.

Extinción de Especies: Alrededor de 25 mil especies de animales y plantas se encuentran amenazadas de extinción.

Tráfico de Especies: Convertido en el tercer negocio más lucrativo del mundo, ha acabado con miles de especies animales y vegetales.

Deforestación: Cerca de 170 mil km 2 de bosques desaparecen anualmente.

Desertificación: Buena parte del planeta comienza a transformarse en desiertos, con el subsiguiente agotamiento de los recursos naturales.

 

Leonardo Boff, en su escrito sobre “Los derechos de la Madre Tierra y su dignidad”, plantea que: “Hay una tradición que viene desde la más remota antigüedad que siempre ha entendido a la Tierra como la Gran Madre que ha generado a todos los seres que existen en ella. Las ciencias de la Tierra y de la vida, por vía científica, nos confirmaron esta visión. La Tierra es un super organismo vivo, Gaia (Lovelock), que se autorregula para ser siempre apta para mantener la vida en el planeta.

IMG_6147De acuerdo al teólogo de la Liberación; La Tierra en su larga historia de más de 4,5 mil millones de años guarda esta memoria ancestral de su trayectoria evolutiva. Ella tiene subjetividad e historia. Lógicamente, es diferente de la subjetividad y de la historia humana, pero la diferencia no es de principio (todos están conectados entre sí), sino de grado (cada uno a su manera).

Esta es una razón más para entender, con los datos de la ciencia cosmológica más avanzada, que la Tierra posee dignidad; y por eso es portadora de derechos, lo que corresponde por nuestra parte a los deberes de cuidarla, amarla y mantenerla saludable para continuar generándonos y ofreciéndonos los bienes y servicios que nos presta. Esto último coincide con uno de los mensajes centrales de la encíclica del Papa Francisco “sobre el cuidado de la Casa Común” publicado en (2015).  En esa  misma línea va también la Carta de la Tierra, que es uno de los documentos axiales de la nueva visión de la realidad (publicada en el 2000); y de los valores que es importante asumir para garantizar su vitalidad.

La carta y la encíclica en esencia resumen que “El sueño colectivo que se propone no es “desarrollo sostenible”, fruto de la economía política dominante, antiecológica, sino “un modo de vida sostenible” que resulta del cuidado de la vida y de la Tierra. Este sueño supone entender a “la humanidad como parte de un vasto universo en evolución” y a la “Tierra como nuestro hogar y viva”. Ello implica también “vivir el espíritu de parentesco con toda la vida”, “con reverencia el misterio de la existencia, con gratitud el don de la vida y con humildad nuestro lugar en la naturaleza”, como lo señala Boff.

Según el Teólogo Brasileño: ambos documentos proponen además, una ética del cuidado que utiliza racionalmente los bienes escasos para no perjudicar el capital natural ni a las generaciones futuras; ellas también tienen derecho a un Planeta sostenible y con buena calidad de vida. Esto solamente ocurrirá si respetamos la dignidad de la Tierra y los derechos que ella tiene de ser cuidada y guardada para todos los seres, también los futuros.IMG_1799.JPG

Hoy en todo el mundo, gracias a la permisibilidad y aval de los gobiernos; las industrias petroleras, de gas, madereras y mineras; están sangrando y destruyendo nuestro Planeta Tierra. Pero lo irónico de esto, es ver precisamente a estas mega industrias promover o patrocinar servicios sociales y acciones a través de campañas publicitarias, para “proteger y cuidar” el medio ambiente y el Planeta.

Las Naciones Unidas hoy por hoy, reconocen que la Tierra y sus ecosistemas son el hogar de la humanidad. Y en ese sentido, están convencidas que si queremos conseguir un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras; es necesario promover la armonía con la naturaleza y la Tierra.

En la actualidad, millones de personas en más de 190 países participan  y celebran con actividades diversas el Día de la Tierra. Celebramos también como panameños ese día para tener siempre presente que el planeta y sus ecosistemas nos dan vida y también el sustento (agua y alimentos), nos dan hogar y nos proporcionan un mundo de especies bellas, diversas y coloridas; desde lo micro de un organismo vivo (mineral, vegetal o animal), hasta lo macro de una montaña o de sus océanos. Esta fecha de celebración mundial, nos ha de brindar también la oportunidad de concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de las diferentes formas de vida que en él se desarrollan y sobre los problemas que actualmente afectan a nuestra Madre Tierra y su dignidad. Y sobre la responsabilidad en cada uno de nosotros de asumir con conciencia el protegerla y por ende de salvarla.

IMG_2548

Por. Félix E. Villarreal 

Panamá, 22 de abril de 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s