SOCIÓLOGO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ ANALIZA CONTEXTO DEL SISTEMA PENITENCIARIO DEL PAÍS

Publicado por

 

Fernando Murray, director de la escuela de Sociología de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá y experto criminólogo el jueves 6 de febrero del presente año analizó la situación del país en materia de seguridad social en el noticiero matutino de Telemetro Reporta.

Murray se refirió a los cambios en el gabinete del presidente Laurentino Cortizo tras la renuncia al cargo de ministro de Seguridad, Rolando Mirones y destitución del cargo del ministro de Gobierno, que ocupaba Carlos Romero, tras la fuga de un delincuente de alto perfil y la inestabilidad que existe en estas canteras.

El catedrático expresó que “Nosotros tenemos que contextualizar este hecho o situación producto de una situación que nace hoy día, que tiene génesis hace muchos años, hay un deterioró del Sistema Penitenciario, aunado al incremento de la criminalidad, pero todo esto tiene una relación directa con una crisis institucional que se ha ido incrementando, y esta crisis se hace paralela o hace simetría con la gestión de un nuevo gobierno que no incorpora de forma inmediata los elementos que pudieran dar precisión a resolver trauma a nivel de la criminalidad en la sociedad y la crisis intragrupal  que se da dentro del Sistema Penitenciario.

El experto sostuvo que los cambios de un sujeto o una persona es un tema tan complejo como el Sistema Penitenciario, no creo que sea el elemento fundamental, o va ser la respuesta inmediata, yo pienso que el cambio se dio producto de una situación, ya de todos conocidos en donde ya  no había solución o respuesta inmediata, pero este cambio no es determinante de una conjugación de instrumentos, de equipos, de fortalecimiento institucional, de resultados, de tareas y que de ahí en adelante podríamos precisar los efectos que pudiera generarse dentro de esta realidad que cada día se agudiza.

SOC2

Fundamentalmente no es un tema de personaje, es un tema estructural que requiere de especialistas, y requiere de acciones inmediatas, yo pienso que las cárceles siempre se han mirado, nosotros debemos entender que no tenemos un Sistema Penitenciario en el sentido estricto de lo que representa un sistema, es un conjunto de estructuras técnicas y profesionales que garanticen la preparación y capacitación de la rehabilitación de los privados de libertad,  nosotros tenemos cárceles, y hemos ido de tumbo en tumbo generando parches sin respuestas estructurales a un problema que no solamente es de estructura, sino mucho más complejo.

Estos cambios deben de llevar a unas tareas dinámicas en tecnicismo, tecnología, en precisión, pero no solamente la realidad penitenciaria nosotros tenemos una realidad criminal que no se ha podido contener.

Yo pienso que las salidas existen, la Ley 55 del 2003 dicta una serie de elementos y procesos que deben de existir en las cárceles, por ejemplo, un tema de clasificación, nosotros no tenemos ni siquiera una clasificación penitenciara.

Los privados de libertad se clasifican por afinidad criminal y eso es peligroso, lógicamente ellos van encontrando espacio de similitud y la dinámica extramural, se extiende dentro del claustro penitencial, entonces nosotros ni siquiera llevamos con precisión esos con tecnicismo.

Hay promiscuidad criminal y contaminación producto de que la clasificación permite hacer tareas de rehabilitación dentro de la estructura penitenciaria.

SOC3

Ustedes se imaginan que, si el Sistema Penal Acusatorio no hubiera estado funcionando el sistema Penal Inquisitivo, donde la medida inmediata era la privación de libertad, cuanto seria ahora mismo la población penitenciaria, estamos ahora mismo con una población de 18, 000, mil privados de libertad, imagínese, si tuviéramos todavía vigente el sistema Inquisitivo.

Con esto quiero señalar es que el tema del sistema penitenciario es un tema complejo que no es aislado de la realidad social, económica y política del país, de ahí la política criminológica que este país reclama, debe precisarse y debe adelantase de manera inmediata para hacerle frente a una realidad criminal que ya tomó espacios extramurales, que es una realidad fuerte.

Las acciones hay que hacerla operacional, creo que hemos estado en discurso y la parte operativa no se ha puesto en acción.

Por lo general los gobernantes nombran a una persona de confianza, en eses sentido la confianza no es un elemento fundamental, debe haber información, preparación, competencia, una capacidad técnica para armar un equipo que garantice la eficiencia en el trabajo penitenciario.

La realidad penitenciaria hoy día demanda de   especialistas en el tema, que conozcan de la estructura, de la dinámica y los procesos que las cárceles requieren.

 

 

 

 

Por: Alfredo Meléndez Moulton

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s