EN EL DÍA DEL RELACIONISTA PÚBLICO Y SOBRE LA IMPORTANCIA DE SU PROFESIÓN

Publicado por

La actual crisis pandémica a nivel mundial, a consecuencias del Covid-19, en definitiva ha puesto a prueba muchos procesos desarrollados por diversos sectores de profesionales y de las estructuras sociales a nivel global. Entendiendo este nuevo escenario bastante complejo, podemos decir que las relaciones públicas, son parte de este proceso que de hecho se enfrenta hoy como muchas otras profesiones, a una situación inédita, inesperada, difícilmente prevista y de la que sin lugar a dudas habrá que replantearse nuevos escenarios  y sacar de todo esto, importantes lecciones y acciones de cara la actualidad circunstancial y a futuro.

En ese sentido, a ocasión de celebrarse este 28 de octubre del presente año, el “Día del Relacionista Público” en nuestro país, creo oportuno destacar algunos aspectos del actor(a) principal y por ende de esta importante profesión muy afín de la comunicación social en el contexto de la actualidad.

Esta profesión en términos concretos, es la suma de un conjunto de acciones estratégicas de la comunicación, coordinadas y sostenidas a lo largo del tiempo; cuyo principal objetivo siempre ha sido fortalecer los vínculos con diferentes sectores del público interno y externo, en la búsqueda siempre de consenso, fortalecer la fidelidad, la solidaridad y apoyo recíproco en beneficio de los funcionarios y clientes de una institución, organización o empresa pública o privada.

A razón de lo anterior, la profesión de relaciones públicas es considerada un referente especializado en el cuidado y fortalecimiento de la imagen institucional y/ o empresarial, como también en el realce y cuidado de la imagen en una determinada autoridad como figura pública o privada, en el escenario de su ideario diario o frente a los vaivenes de la opinión pública.

Las relaciones públicas como profesión se han encaminado siempre en la constante búsqueda de proyectar la mejor imagen corporativa o institucional, según sea el objetivo de la estructura, organización o funcionalidad de la entidad. De allí la importancia que esta rama de la comunicación social domine todos los escenarios posibles y demás aspectos relacionados a su campo de acción y ejecución, en beneficio de la identidad corporativa o institucional y la interrelación con el recurso humano que la conforma.

Es decir, que dentro de las capacidades de los especialistas de relaciones públicas debe estar la habilidad y destreza de ser “abogados o interlocutores”, de las empresas, universidades, fundaciones, hospitales, ministerios, asociaciones civiles o de cualquier otro tipo de organización, entidad pública o privada. La responsabilidad principal de estos especialistas siempre será la de construir y conservar una imagen positiva y equilibrada de la identidad correspondiente en reciprocidad con el público o beneficiario.

En la actualidad, los especialistas de Relaciones Públicas deben manejar el escenario de las políticas trazadas por la entidad a la que representan, el manejo de información ante los medios de comunicación es clave, el trato con la comunidad, el público en general, los clientes o consumidores y en el escenario de las relaciones gubernamentales, juegan un papel clave estos profesionales. Saber manejarse en el escenario de las campañas políticas en representación de grupos de interés, ser profesionales en la mediación de conflictos, en las relaciones con los inversionistas y también con los empleados, como garantes de un clima apropiado de armonía y bienestar recíproco.

En esa dirección, debe ser un profesional con capacidad de organización y de liderazgo, tener un pensamiento amplio y a su vez muy estructurado, debe tener integridad personal, ser estratégico, crítico y autocrítico, objetivo y con mente abierta, despierta, ágil e innovadora; debe tener capacidad persuasiva, equilibrada y creativa, tener  una buena intuición investigativa y periodística dentro de su experticia como comunicador social, conocedores de todas las normas, procedimientos, etc., y sobre demostrar resiliencia en el manejo y la mediación de conflictos, o en función de la entidad que éste representa.

En el marco de esta importante fecha (28 de octubre), dedicada a los profesionales de la Relaciones Públicas, es oportuno rescatar y refrescar dos aspectos históricos.

El primero; es que desde un principio las Relaciones Públicas no se ejercían como organización gremial en el país. Y no fue hasta 1959 que ello se logra, cuando se constituyó oficialmente la Asociación Panameña de Profesionales de Relaciones Públicas (APPRP), cuyo primer presidente fue Luis Raúl Fernández, insigne ciudadano reconocido hoy como el Padre de las Relaciones Públicas en Panamá.

Y lo segundo; que la celebración de esta fecha se debe a que (un martes 28 de octubre de 1980), fue el día que salió publicada en Gaceta Oficial No. 19.186, la Ley No. 37 de 22 de octubre de 1980, “por el cual se reglamentó el ejercicio de la profesión de Relaciones Públicas”, misma que posteriormente fue derogada por la Ley No. 21 de 16 de junio de 2005 (respetando la fecha ya escogida), reglamentó oficialmente la profesión de las Relaciones Públicas, que a la fecha está en vigencia.

Por. Félix E. Villarreal V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s