Ética Periodística y la Libertad de Expresión son los principales retos del periodismo

Publicado por

por: Yamileth Donalicio

El periodismos es una de las pocas profesiones que permiten se compartan diariamente información e historias sobre lo que sucede en un país, en el mundo  y que las mismas se puedan apreciar desde distintos ángulos y distintas perspectivas. En ese ejercicio lo importante siempre será, a costa de cualquier cosa, que el periodista tenga un compromiso inquebrantable con la búsqueda permanente de la verdad.  Para ello además, debe orientarse con una ética profesional rigurosa que se traduzca en la responsabilidad social y moral que el periodista tiene, no solo de abstenerse de recibir dádivas, obsequios o beneficios a cambio de publicar o divulgar historias, sino la de transmitir las noticias con objetividad alguna, de manera parcial y sin mostrar todos los ángulos posibles que las mismas pueden tener.

Sin embargo, muchos periodistas y reporteros son tentados a sacrificar la ética periodística o ignorarla por completo, para obtener en su lugar premios, reconocimientos públicos, exclusivas  o ascensos laborales.  En esa dirección suelen recurrir a mentiras, falsedades, adulteraciones, a dañar reputaciones de personas, empresas o instituciones, a inventar historias, parcializarse con políticos y gobernantes. Naturalmente que la práctica periodística no es un trabajo exento de imperfecciones y de errores, que muchas veces son resultado más de la prisa por presentar una noticia, que de una conducta honesta. Pero el periodista ha de mantener siempre un respeto profundo por el trabajo que realiza y sobre todo, por los lectores u oyentes hacia los cuales van sus mensajes, historias e informaciones.   

De modo que los valores éticos profesionales deben estar presentes en cada trabajo periodístico que se entrega. Así, cualquier beneficio o reconocimiento que se alcance  será solo fruto del trabajo honesto, responsable y comprometido y no del uso de recursos engañosos e indignos para la profesión del periodismo. 

Pero para que la ética periodística sea eficaz es necesario que se reconozcan cuáles son los límites de la libertad de expresión y de prensa y hasta dónde llega la responsabilidad del periodista o reportero.  Porque la libertad de expresión, un derecho humano fundamental que nace desde los tiempos de la Revolución Francesa, no puede ejercerse sin considerar de manera responsable que los juicios, ideas u opiniones que se viertan por la palabra o cualquier medio de reproducción, no pueden violentar otros derechos que tienen los ciudadanos, así como tampoco dañar injustamente personas o injuriarlos de tal modo que sus apreciaciones no constituyan un exceso o se adentren directamente en el ámbito delictivo.

En todo Estado democrático y de derecho, el derecho a la libertad de pensamiento y de expresión está garantizado en sus principales normas legales. Está establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención Americana de Derechos Humanos, entre otras muchas normas internacionales. Por eso que libertad y democracia deben complementarse de manera directa, ya que nunca la libertad de expresión puede ser excusa para socavar los principios precisamente de la libertad y la seguridad de toda la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s