Panamá contará próximamente con 18 especialistas en toxicología, toda vez que, la Universidad de Panamá está terminando de formar la primera corte de estos profesionales con énfasis en toxicología analítica, toxicología forense, toxicología ambiental y toxicología ocupacional.

La toxicóloga y directora del Centro de Investigación e Información de Medicamentos y Tóxicos (CIIMET), de la Universidad de Panamá, Hildaura Acosta de Patiño, explicó que para el año 2017 la Red Centroamericana de Centros de Toxicología (que aglutina a los profesionales de la región), determinó que en Panamá hacían falta más profesionales especialistas en esta disciplina, formado por las universidades del país, ante esta realidad la Universidad de Panamá aceptó el reto e inició la formación de la primera corte de especialistas en la Maestría en Toxicología.

Los profesionales panameños que están tomando esta maestría terminaron el ciclo denominado “de la especialidad”, ahora entran en el ciclo “de los énfasis”, donde escogen si será en toxicología analítica, toxicología forense, toxicología ambiental o toxicología ocupacional. Estos estudiantes tuvieron la oportunidad de recibir clases de más de 15 profesores internacionales y pronto se irán a otros países a profundizar sus tesis de maestria y ganar mayor conocimiento y experiencia en los énfasis escogidos, señaló la directora del CIIMET.

Los profesionales que están tomando esta Maestría en Toxicología al terminar estarán a disponibilidad del sector académico ya que algunos son profesores de la Universidad de Panamá, otros son funcionarios del sector agropecuario, del Instituto Conmemorativo Gorgas y del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forense, con esta corte de futuros toxicólogos la universidad dará respuesta a diversos sectores del país que requieren estos expertos.

la Toxicóloga y directora de CIIMET, Hildaura Acosta de Patiño.

Cabe destacar que los toxicólogos estudian y analizan los efectos nocivos que algunas sustancias químicas tienen sobre los seres vivos y el medio ambiente. Además, desarrollan formas para disminuir sus efectos y garantizar la menor presencia posible de contaminantes. 

La toxicología ambiental, por su parte, estudia las sustancias químicas que contaminan los alimentos, el agua, el suelo o la atmósfera. También aborda sustancias tóxicas que ingresan a masas de agua como lagos, arroyos, ríos y océanos. Esta subdisciplina estudia la forma en que las diferentes plantas, animales y seres humanos son afectados por la exposición a las sustancias tóxicas.

La toxicología ocupacional (industrial), analiza los efectos en la salud que tiene la exposición a las sustancias químicas en el lugar de trabajo. Este campo se derivó de la necesidad de proteger a los trabajadores de las sustancias tóxicas y eliminar los riesgos en sus lugares de trabajo.

La toxicología forense, se emplea para ayudar al establecimiento de relaciones causa-efecto entre la exposición a un medicamento o a una sustancia química y los efectos tóxicos o mortales que causa esa exposición.

Mientras que la toxicología analítica, identifica la sustancia tóxica a través del análisis de los líquidos corporales, el contenido estomacal, los excrementos o la piel.

Por: Irina Chan Castillo / Foto: Félix Villarreal/ Canva.