CUÁL ES EL PROPÓSITO DEL SISTEMA EDUCATIVO PANAMEÑO

Por: Yamileth Donalicio/ foto de internet Panamá América

Noam Chomsky en su libro titulado la (Des) Educación aborda una óptica sobre esa actividad de formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas, de acuerdo con la cultura y la norma de convivencia de la sociedad a la que pertenecen.

Este autor estadounidense, de origen judío-ucraniano, esboza la realidad que atraviesa la educación y crítica el actual sistema de enseñanza que se imparte en varios países, la cual tiene mayor incidencia en aquellos países con menos desarrollo y evolución.

Chomsky afirma que: “frente a la idea de que en nuestras escuelas se enseñan los valores democráticos, lo que realmente existe es un modelo colonial de enseñanza diseñado para formar profesores cuya dimensión intelectual quede devaluada y es sustituida por un complejo de procedimientos y técnicas; un modelo que impide el pensamiento crítico e independiente, que no permite razonar sobre lo que se oculta tras las explicaciones y que por ello mismo, fija estas explicaciones como las únicas posibles”.

Lo expuesto anteriormente demuestra que ese modelo colonial de enseñanza, del cual habla Chomsky, se traduce en un fenómeno de control que no varía y que, pese a sus resultados limitados, todavía impera y se requiere dirigir la mirada hacia una nueva visión.

Es necesario mencionar que la escuela nace (PRUSIA) en el Siglo 18 y principios del siglo 19 con el fin de evitar las revoluciones que ocurrían en Francia. Los monarcas incluyeron los principios de la ilustración para satisfacer al pueblo, pero manteniendo el estado absolutista.

La escuela Prusiana es basaba en una fuente de división de clases y de casta. Los monarcas buscaban un pueblo dócil obediente, los preparaban para las guerras que existían en ese momento. Las obediencias del pueblo a los monarcas eran llamados súbditos del estado.

La escuela nace en un mundo positivista regido por la revolución económica industrial, en que el resultado observable se reflejaba con el menor esfuerzo e inversión posible. La escuela representaba la respuesta a las necesidades de los trabajadores, los mismos empresarios industriales del siglo 19 fueron los que financiaron la escolarización obligatoria a través de sus fundaciones.

Surge la pregunta: cuál es el propósito de un Sistema Educativo y, por supuesto, hay marcadas diferencias en este tema. Hay la tradicional: una interpretación que proviene de la Ilustración, que sostiene que el objetivo más alto en la vida es investigar y crear, buscar la riqueza del pasado, tratar de interiorizar aquello que es significativo para uno, continuar la búsqueda para comprender más, a nuestra manera.

En base a lo anterior, el propósito de la educación es mostrar a la gente cómo aprender por sí mismos. Cada persona debe ser el aprendiz que va a realizar logros durante la educación y, por lo tanto, depende de uno cuánto logre dominar, a dónde se quiere llegar, cómo usar ese conocimiento, cómo lograr producir algo nuevo y excitante para nosotros mismos, y tal vez para otros.

Desde aquellos tiempos, se han tomado muchas medidas para tratar de orientar el sistema educativo hacia uno provisto de mayor control, más adoctrinamiento, más formación vocacional, con estudios tan costosos que endeudan a los estudiantes y los atrapan en una vida de conformismo.

CASO PANAMÁ:

El proceso histórico de la educación en Panamá posee una trayectoria que hunde sus raíces en el período colonial y se extiende hasta la actual era tecnológica, en la que ha llegado a alcanzar altura suficiente para su maduración y cosecha.

Su proceso contiene páginas gloriosas de ejercicio docente, brillantes iniciativas administrativas, patrióticas decisiones y manifestaciones estudiantiles, pero este proceso no ha estado exento de situaciones antónimas que han sumido a la educación panameña en imprecisiones, vaguedades e incertidumbres.

Al reconocer la magnitud y envergadura del contexto de la educación actual y del proceso educativo panameño, descubrimos que el desafío ante el que nos situamos es una tarea que solo se puede responder en el tiempo y en el espacio con el dinamismo del relevo generacional. Queremos responder a este desafío haciendo acopio de los ingentes aportes que los actores de la educación han brindado desde sus más puras motivaciones para el bien de todos a través de muchas décadas.

Expertos en materia educativa de Panamá reflejan sobre este particular que actualmente un alto porcentaje de los estudiantes no tiene las competencias mínimas que el mundo considera necesarias, añadiendo la importancia de que se invierta en las facultades y centros que se encargan de formar a los docentes, para que éstos puedan hacer un mejor trabajo en las aulas de clases, además de implementar un sistema de evaluación que permita saber si lo que se hace está dando resultados.

El sistema educativo panameño, se basa en la Ley Orgánica de Educación, (Ley 47 de 24 de septiembre de 1946 Orgánica de Educación; fue modificada por Ley 34 de 6 de julio de 1995). El sistema educativo panameño está estructurado en cuatro niveles de enseñanza: preescolar, primaria, secundaria y terciaria o universitaria.

Los niños de 4 a 5 años de edad pueden acceder a la educación preescolar. La educación primaria o básica está dirigida a niños de 6 a 11 años de edad, mientras que la educación secundaria se divide en dos etapas: premedia (para jóvenes de 12 a 14 años de edad) y media (para jóvenes de 15 a 17 años de edad).

Los niveles primario y secundario del sistema educativo son regidos por el Ministerio de Educación de Panamá (Meduca), mientras que la educación superior está comandada por las dos principales universidades estatales. La Universidad de Panamá y la Universidad Tecnológica de Panamá.

Los programas de estudios de las restantes universidades son fiscalizados y aprobados por estas dos instituciones. El país cuenta con una tasa bruta de matriculación de 79,7%, lo que lo convierte en el líder de la región centroamericana. Según el nuevo método de cálculo su índice de educación promedió en 2010 un 0,718.

 La problemática en la educación panameña, nace en la década del 80 a raíz de la Derogación de la Reforma Educativa. Durante el periodo presidencial de Arístides Royo se elaboraron las reformas educativas, estas se pretendían poner en funcionamiento sin previa consulta; los gremios no aceptaron estos cambios por considerarlos comunista; luego de una lucha se derogó la reforma y se volvieron a los antiguos planes de estudio.

Esta acción acarreó una serie de problemáticas, pero no es hasta la década del 90, cuando el gobierno comienza a ser consciente de la profunda crisis que llevo la derogación de la ley y es cuando comienzan a realizar un conjunto de diálogos y diagnósticos sobre los aspectos claves que demanda la transformación integral de la educación panameña. Realizaron estudios, investigaciones, reuniones, informes que coinciden en señalar los principales problemas y ofrecer miles de propuestas de solución.

Uno de los problemas de la educación en Panamá es la aguda crisis familiar que impera en el país. La gran cantidad de hogares desintegrados, con carencias de todo tipo, el evidente déficit de socialización que se visualiza a través de la crisis de valores de convivencia ciudadana y la pobreza extrema que amenaza con frenar todo avance académico.

Otra realidad se refleja el sistema educativo panameño es la cultura del estrato social bajo, palpable en la población que asiste a los colegios oficiales, ya que en muchas ocasiones se brindan programas con cooperación internacional, aplicados por el estado y la misma comunidad provoca barreras para las aplicaciones de los mismos.

Es notoria la carencia de ese interés de apoyo, el respeto al valor de pertenencia y al derecho a la educación efectiva, de calidad y de vanguardia a los cuales nuestros estudiantes deben percibir en todas nuestras instituciones de enseñanzas.

Sin este apoyo de la comunidad en la cual se encuentra inmerso nuestro sistema educativo, todo esfuerzo en pro de la educación panameña demuestra un estado de paralización y accidentado, imposibilitando así de esta manera, el incumplimiento de los objetivos de enseñanza-aprendizaje con los cuales fueron creados y aplicados estos programas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s